sábado, junio 17, 2006

¿Qué es el Libertarismo?

El Libertarismo es una nueva filosofía política. Aunque sus raíces pueden encontrarse desde el principio de la historia de las ideas, es durante los últimos veinte años cuando emerge como una filosofía política definida. Basada en una nueva idea en cuanto al correcto papel del gobierno en una sociedad libre.

Hoy en día vivimos en un mundo en el cual virtualmente todos los países se precipitan hacía algún tipo de estatismo, bien en forma de comunismo o de estado del bienestar. En todas partes hablamos de que el mundo se está haciendo demasiado complejo para permitir al individuo dirigir su propia vida. El mismo concepto de individuo esta quedando obsoleto.

El Libertarismo desafía la premisa básica que hay tras estas tendencias- aquello que el estado percibe como "el bien común" debería obligar en lo individual- y reta la idea en dos frentes. En el aspecto civil, el Libertarismo apoya todas las libertades civiles y se opone a los intentos del gobierno por reformar la vida de sus ciudadanos. En el aspecto económico, el Libertarismo desafía el derecho del gobierno para restringir el comercio en cualquier sentido, o para obligar a los ciudadanos a sostener mediante tasas proyectos que ellos no desearían apoyar en un mercado libre.

Los libertarios no ven al gobierno como un cuerpo sacrosanto que no puede ser cuestionado, sino simplemente como una entidad que tiene el monopolio del uso legal de la fuerza. Por esta razón, los libertarios se hacen una pregunta básica: ¿ Cuál es la justificación para el uso del poder coercitivo de los gobiernos?. La respuesta libertaria es que el poder gubernamental debe usarse solo para proteger al individuo del uso de la fuerza o estafa de otros individuos.

Durante los últimos cientos de años la civilización occidental en general ha ido aceptando la idea de que la sociedad no debería estar sujeta a los deseos arbitrarios de un gobernante. Sin embargo, aunque hemos acabado con el derecho divino de los reyes, parece que simplemente lo hemos sustituido por la idea del gobierno absoluto de "la mayoría". Pero los individuos pueden ser reprimidos igualmente en una dictadura o en una democracia socialista. En contra de la idea libertaria de que cada individuo es propietario de su vida, en toda sociedad controlada por el estado, el individuo es en mayor o menor grado poseído por el estado.

El principio de que el estado, de alguna manera representante de "la totalidad de la sociedad", es propietario de la vida de los ciudadanos explica muchas de las leyes actuales en Cánada. El estado controla a sus ciudadanos para obtener sus propios fines. El estado juzga que libros puede leer el ciudadano y que precios debe pagar por sus cosas y sus servicios. El estado hace cumplir la observación de las fiestas religiosas de su elección. El estado "redistribuye" la riqueza de los individuos, los penaliza si venden sus productos a otros países, expropian sus tierras si consideran un "mejor" uso para ellas, y finalmente lo reclutan para sus fuerzas armadas aunque esto pueda costarle la vida. Naturalmente, todas las acciones se realizan en nombre del interés "nacional" o "público".

Hoy, cuando los derechos del individuo aún permanecen desconocidos, "el interés público" es por lo general decidido en base a las influencias ejercidas por varios grupos de presión. Los libertarios han escogido no participar en esta competición contra los grupos de presión, y en cambio cada uno compite a favor de su grupo particular, exigiendo acabar con todas las donaciones, prestamos, tarifas y otros favores gubernamentales destinados a beneficiar a ciertos individuos y grupos a expensas de otros. Según la fórmula planteada por el Libertarismo el gobierno no debería ofrecer igualdad al hombre, no en forma de igual sueldo, igual vivienda o igual felicidad, sino en lugar de eso, en forma de igualdad de oportunidades para conseguir estas cosas mediante transacciones voluntarias con otro hombre.

Aunque el Libertarismo es idealista, no es utópico. No busca rehacer al hombre de acuerdo a alguna visión libertaria de lo bueno. Si bien, valora el criterio de que cada individuo debe quedar libre para resolver su propio destino y el gobierno no debe interferir en los acuerdos voluntarios que los hombres establezcan entre ellos. Este ideal Libertario sería beneficioso para el hombre en cualquier sociedad que viva.

Desde hace muchos años la gente ha dicho que el socialismo es un "bonito ideal" lo que no supone precisamente que sea "práctico". De hecho, durante los últimos 100 años, el ideal del socialismo se ha extendido en la mayor parte del mundo y hemos podido ver sus abismales resultados. Los libertarios creen que la razón de que esto haya ocurrido no es porque los ideales chocan siempre con la realidad práctica, sino porque el ideal del socialismo (tan forzado por el estado) es un feo ideal, no adecuado para Hombres libres. Ciertamente es evidente que los países en los que las protecciones a las libertades individuales son superiores son también los países de mayor prosperidad para todos los hombres. No, el socialismo no es práctico, ni tampoco es moral.

Es interesante señalar que el principio básico del Libertarismo - el derecho del individuo a buscar sus propias metas sin coerción de otros- es ya aceptado por la mayoría de los hombres. La única excepción que ocurre es la concerniente al gobierno. Mucha gente aún acepta la prerrogativa del gobierno para limitar nuestra libertad en tanto sea de algún modo reclamada para un "bien superior". Los libertarios pretenden aplicar al gobierno la misma norma de sentido común que se aplica cuando un individuo interfiere con otro.

Los libertarios creen que el poder del estado en continuo crecimiento en Cánada es sofocante para todos nosotros. Pero la villanía no es el gobierno en sí mismo, sino la creencia de que todos los problemas pueden ser resueltos por el gobierno. Para contrarrestar esta doctrina, los libertarios promueven una idea, la idea de la libertad personal. Nuestra batalla es educacional y nuestro éxito no está garantizado. Sin embargo, hay muchos indicios de que el Libertarismo es una idea a la que le llegará su tiempo.

Marilee Haylock (1942-1982) fue Presidenta del Partido Libertario de Ontario de 1976 a 1979. ¿Qué es Libertarismo? fue originariamente escrito en 1977.